miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ruta botánica por Cañaverosa para la elaboración de una guía de flora.


El pasado domingo 16 de noviembre, realizamos una ruta botánica recorriendo uno de los últimos reductos de bosque de ribera de la región. A la actividad asistieron más de 35 voluntarios. Guiados por la asociación ANSE y EPlan, atravesamos la Reserva Natural de Sotos y Bosques de Ribera de Cañaverosa (Calasparra). El objetivo era recopilar datos para la elaboración de un material didáctico con las especies botánicas más representativas de la zona. Envueltos por el mágico dosel verde que conforma este corredor ecológico, aprendimos a identificar la vegetación autóctona y los hábitats silvestres asociados al cauce. La actividad estaba enmarcada dentro del Proyecto Life SeguraRiverlink.
Puedes ver más fotos en nuestro facebook pichado aquí.
Partimos del Santuario de la Esperanza acompañados por un clima muy favorable, y a pocos metros del punto de salida, una cabra montesa (Capra pyrenaica) nos dió la bienvenida asomándose curiosa en lo alto del talud.
En un ambiente distendido examinamos la disposición vegetal en bandas paralelas en torno al río dependiendo del nivel freático. Ocupando las bandas más alejadas encontramos: olmo (Ulmus minor), almez (Celtis australis) y pino carrasco (Pinus halepensis). La segunda banda, más próxima al cauce, viene marcada por un nivel freático elevado además de estar sometida a las crecidas naturales; aquí se mezclan álamos (Populus alba), chopos (Populus nigra), fresnos (Fraxinus), sauces (Salix sp.), adelfas (Nerium oleander) y tarajes (tamarix canariensis). En la banda afectada directamente por las crecidas se encuentran especies de porte flexible como: sauces (Salix sp.), zarzas (Rubus ulmifolius), cañaverales (Arundo donax) y carrizales (Phragmites australis).
Tras sobrepasar la "Fuente de las Juntas", los asistentes degustaron un almuerzo reconstituyente en un tramo de la ruta donde se unen el río Moratalla y el Segura. Allí, observamos absortos cómo unos foráneos intrépidos se atrevieron a desafiar la corriente del río intentando cruzar por él. De igual modo, pudimos recrearnos diferenciando distintas especies de sauces como el "Salix purpurea". Respetando siempre el sendero marcado, nos adentramos en la espesura del bosque. Un cartel informativo nos indicó el comienzo de la "Senda de la Huertecica". Un microclima muy distinto al anterior, salpicado de hongos, setas, lianas, Oropéndolas, Mitos, Ruiseñores, Pájaros Moscones, ranas comunes...., e infinidad de libélulas y caballitos del diablo. Tras cruzar un tramo del río, un nuevo hábitat totalmente diferente, se abrió ante nosotros: Una zona de cultivo habitualmente en barbecho y matorral de ladera. Aquí,  distinguimos gran variedad de especies mediterráneas: Lentisco (Pistacia lentiscus), Coscoja (Quercus coccifera), Esparto (Stipa tenacissima), Espino negro (Rhamnus lycioides), Enebro (Juniperus oxycedrus), Romero (Rosmarinus officinalis)... Y ya arriba, desde el "Mirador del Campillo", contemplamos envilecidos los tonos ocres y amarillentos de un otoño tardío.
La ruta finalizó con una parada a orillas del río y tras el viaje de vuelta, los más incansables continuaron otra ruta, esta vez por Calasparra: “La ruta de la tapa”.
Puedes ver más fotos en nuestro facebook pichado aquí.

        ¡Gracias a tod@s por haber compartido con nosotros este mágico día!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por ser EPlaner!